Club fundado en el año 2009

Con un cierto retraso pero aquí os dejamos un pequeño relato de la última marcha realizada. Lo cierto, es que cuesta horrores comenzar una crónica tras un día como el del pasado domingo, creerme. Se podrían narrar historias, anécdotas, chascarrillos y un sinfín de frases de todo lo que ha sucedido en las cuatro horas que hemos estado sobre nuestra bicicleta, más casi otra hora en la que nos detuvimos para reponer fuerzas. Pero cuando la participación a un atractivo plan para pasar una bonita jornada ciclista queda reducida a tres personas, coincidiréis conmigo, no da para tanta literatura.

El embalse de Lomilla, primer punto de obligado tránsito, durante la pasada marcha cicloturista.

Disfrutamos una jornada ideal para la práctica de un deporte que amamos. Temperatura agradable, tiempo seco y soleado, un terreno quebrado, un constante subir y bajar, sin casi tener un momento para relajarte… pero tienes la ligera convicción que otros muchos han dejado pasar una oportunidad para también haber gozado de lo lindo acompañado, como el que suscribe, de este trazado que cuando llevas buenas piernas disfrutas como un enano, pero que cuando vas fatal sufres como un perro (si se me permite la expresión).

El pasado domingo vivimos la octava marcha cicloturista del calendario pero fue la sexta celebrada cronológicamente desde el arranque de la temporada. Como indicamos unas líneas más arriba solamente tres socios se reunían a la hora marcada en la Plaza Modesto Lafuente de Cervera para completar los 70 kilómetros de recorrido que se habían diseñado. Una ruta que era la más larga y extensa del presente año. A las 11:30 horas partían los participantes por la pista que circula paralela al río Pisuerga hasta la población de Barcenilla donde se continuó por pista hasta la localidad de Barrio de Santa María, pegando a la cola del embalse de Aguilar al cual comenzábamos en ese punto a circundar. Hasta entonces se circuló a un ritmo tranquilo y muy propicio para la conversación.

Los constantes repechos y descensos por pistas de tierra marcaron el devenir de la ruta por los embalses de Lomilla y Aguilar.

Se giró de dirección para dirigirnos hacia el sur por carretera hasta Frontada y de seguido por pista hasta Vallespinoso de Aguilar incrementando en este tramo la velocidad de la marcha. Tras un ligero ascenso por carretera al Alto de Cozuelos de Ojeda se descendió por pista a través de el idílico valle de Reitobas hasta alcanzar el embalse de Lomilla, construido en 1997 posee una capacidad de un hectómetro cúbico para el riego.

El rápido descenso nos condujo hasta el mismo pueblo de Lomilla donde ya comenzamos a sentir el viento norte. Tras una breve parada para cargar de agua los bidones, se prosiguió la marcha por pista hasta Valoria de Aguilar, donde tomamos la carretera durante poco más de un kilómetro para dirigirnos hacia el norte y en constante ascenso hasta la ermita de la Virgen del Llano, donde nos detuvimos para reponer fuerzas.

El embalse de Aguilar también fue testigo de nuestro paso en un breve tramo sobre el asfalto.

A las 15:30 horas se reanudó la marcha para dirigirnos por carretera hacia la presa del embalse de Aguilar a través de un rápido descenso por el “caracol” para ascender hasta El Chili donde accedimos a otro descenso para acercarnos hasta Corvio. Por la pista repleta de toboganes que circula paralela a la carretera CL-626 llegamos hasta Matamorisca y tras un ligero rodeo nos dirigimos para buscar la carretera que se dirige hacia Salinas de Pisuerga por los pueblos de Renedo y San Mamés de Zalima.

Una vez finalizado un parón que tuvo lugar en Salinas, se tomó la pista del río Pisuerga para llegar a Cervera pasadas las 17:30 horas.

Tras constatar de forma fehaciente la escasa participación que han tenido lugar las tres últimas convocatorias de marcha cicloturista, una de las cuales fue anulada por no aparecer ningún participante en el lugar de salida, nos hace plantearnos seriamente el calendario de marchas cicloturistas para próximas temporadas.

El viento norte de costado y las nubes ‘pegadas’ en las montañas, protagonistas en la parte final de la marcha.

0 Likes
559 Views

You may also like

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies