Club fundado en el año 2009

El ascenso a la Cruz de Valsurbio estuvo marcada por la niebla y la persistente lluvia, unas condiciones nada habituales en un mes de agosto.

Durante la jornada de hoy, sábado 6 de agosto, el Club acometía  la décima marcha cicloturista de la presente temporada. La Comisión Cicloturista cuando confeccionó el calendario oficial de marchas guiadas apostó por esta como la actividad estelar del presente año, combinando una alta distancia (69 kilómetros), un elevado número de metros de desnivel (más de 1.000 metros positivos) y espectaculares vistas de la Montaña Palentina. Se decidió emplazarla durante la primera quincena del mes de agosto aprovechando la presencia de veraneantes y la bonanza climatológica de este época de verano.

Y no, no piensen que les estamos engañando, queridos lectores de este portal en internet porque cualquiera que observe las fotos puede pensar que le estamos tomando el pelo. Lo cierto es que el mal tiempo ha deslucido completamente buena parte de la marcha marcada por la niebla y la lluvia especialmente en la ascensión a la Cruz de Valsurbio y en el descenso a Aviñante que ha obligado a los participantes a exprimirse al máximo para completar esta singular ruta.

Coronando el Alto de la Varga el tiempo ha cambiado bruscamente encapotándose el cielo por completo.

Séis socios del Club y cuatro simpatizantes invitados a la marcha se reunieron esta mañana en el habitual punto de reunión a las 10 horas. Tras los pertinentes saludos y pequeños coloquios pasadas las 10:15 horas arrancaba la ruta en dirección a Triollo por la carretera P-210. El sol que lucía en los primeros minutos de la marcha pronto fue dejando paso a las abundantes nubes grisáceas que se iban reuniendo sobre las cumbres de la Montaña Palentina. Se superaba a buen tren y agrupados la primera dificultad del día, el Alto del Parador, para casi seguido encarar la segunda ascensión del día al Alto de la Varga (1.413 mts.), donde el grupo se ha fraccionado en pequeños dúos o tríos que han completado la totalidad del mencionado puerto de montaña.

Al coronar llegaban las primera gotas de agua desde las nubes que cubrían el cielo. Tras quedar inmortalizados en varias fotografías el grupo de participantes en la cima del puerto se ha encarado el descenso vertiginoso hacia Triollo bajo un fino sirimiri que caía sobre el grupo de ocho unidades que quedó tras regresar Alfonso y Sergio a Cervera. Sin cruzar el puente sobre el río Carrión se ha proseguido por el Camino Real de La Lastra a Camporredondo, por el cual la lluvia arreciaba y obligaba a todos los miembros a echar mano del chubasquero o de la ropa para el agua.

Tras atravesar el arroyo de Miranda da comienzo el ascenso a la Cruz de Valsurbio.

El grupo se volvía a fraccionar nuevamente al llegar a las primeras y duras rampas del Alto de la Cruz de Valsubio, cada uno decidió subir al ritmo que más le convenía hasta la conclusión de la ascensión, en un subida marcada por la baja temperatura, la niebla y la constante lluvia que evitó poder disfrutar de las bellas vistas de las cumbres de la Montaña Palentina.

Superado el escollo de la Cruz de Valsurbio (1.694 mts.) se encaró agrupados el primer pequeño descenso hasta el Refugio del Cristo Sierra, donde tuvimos que guarecernos de la lluvia en el interior del refugio para reponer fuerzas y evitar seguir mojándonos de la lluvia.

Tras la breve comida se encaró un descenso rapidísimo, espectacular y marcado por las adversas condiciones meteorológicas reinantes, con un fuerte viento y una fina y continua lluvia que hacían mella entre todos los participantes. Así se ha llegado al Santuario de la Virgen del Brezo donde la marcha rendía visita al mencionado templo con motivo del 50º aniversario de la coronación de la Virgen del Brezo. Tras un breve parón se encaró un descenso por carretera hasta Villafría y posteriormente a Aviñante, sobre un firme con una gran cantidad de agua. En este punto, Víctor abandonó la ruta para dirigirse a la población de Villanueva de Arriba, donde reside durante estos días.

Transitando junto a la mina San Luis, en el camino de regreso a Cervera a través de la comarca minera de La Peña.

Al alcanzar la comarca de La Peña el tiempo atmosférico mejoró drásticamente, cesando la lluvia y con una temperatura agradable y más elevada a la reinante en las cumbres, por lo que se retornó a Cervera de una forma pausada y muy plácida gracias al viento favorable en este tramo de la marcha y totalmente opuestas a las condiciones encontradas en los kilómetros anteriores.

Prácticamente cuando el reloj alcanzaba las 16:30 horas concluía la marcha al alcanzar el punto inicial. En resumen, una ruta dura y espectacular de 69 kilómetros de recorrido, que ha quedado empañada en parte por las adversas condiciones meteorológicas.

Reportaje fotográfico de la marcha:

[slideshow]
0 Likes
287 Views

You may also like

1 Response Comment

  • victor11/08/2011 at 11:05

    Con la realización de la ruta por las montañas palentinas, agradeceros vuestra amabilidad y compañia a pesar del tiempo, deseando la experiencia se vuelva a repetir este año o el siguiente por estas tierras.Un saludo para los cicloturistas de la ruta realizada y para ese club ciclista que apoya el deporte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies